iriscontraglaciar.gif
amanecerdesdeelcielo.gif
arreboladapirenaica.gif

¿Cómo pueden adaptarse las grandes ciudades a los riesgos de inundaciones?

Los cambios en los patrones climáticos están conduciendo a condiciones climáticas extremas más impredecibles y los cambios en las infraestructuras urbanas están dejando a las ciudades de todo el mundo expuestas a inundaciones.

En noviembre pasado, los deslizamientos de tierra arrasaron la Capital de la Cultura de Europa de 2019, la ciudad italiana de Matera mientras las fuertes lluvias azotaban la región de Basilicata. Las autoridades estimaron que los daños a viviendas, negocios e infraestructura superaron los 8 millones de euros en daños. El tifón Hagibis, el más fuerte que golpeó a Japón desde finales de la década de 1950, cortó las redes eléctricas e inundó la infraestructura en las ciudades del país. Y las áreas menos acostumbradas a las inundaciones están comenzando a sufrir estos eventos extremos cada vez con más frecuencia.

Cambio de regímenes de inundaciones: el caso de Europa

Las precipitaciones extremas, el deshielo , las marejadas ciclónicas y el aumento del nivel del mar suelen estar detrás de las inundaciones fluviales y costeras, lo que afecta la vida en las ciudades y el campo. Las tendencias de las inundaciones en todo el continente europeo han cambiado y continuarán haciéndolo, según la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA), ya que las temperaturas más cálidas pueden provocar precipitaciones más intensas y períodos secos más largos. A lo largo de este siglo, las estimaciones dicen que la mayor parte de Europa experimentará lluvias hasta un 35 por ciento más fuertes en invierno, mientras que los veranos serán más secos para las regiones del sur y suroeste.